Cannabis medicinal y la fibromialgia

Cannabis medicinal y la fibromialgia post thumbnail
0 Comments

El cannabis medicinal es una alternativa que cada vez toma más fuerza en el tratamiento de la fibromialgia. Gracias a que son muchas las personas que lo empiezan a emplear y a los más recientes estudios que lo avalan, la planta se podría convertir en una excelente herramienta terapéutica.

Se asocia a esta enfermedad principalmente con las mujeres; pero también se está volviendo muy popular entre los hombres en los  últimos años. Es importante conocer todo sobre ella y de qué manera el cannabis nos puede ayudar a mejorar la calidad de vida de las personas que desarrollan esta enfermedad.

¿Qué es la fibromialgia?

La fibromialgia es una enfermedad compleja y de difícil manejo. Quienes la padecen además de aprender a convivir con el dolor crónico, deben  también hacerlo con otros síntomas como: Cuadros depresivos, fatiga, insomnio, rigidez articular, cefaleas, problemas de concentración y memoria.

Es de origen desconocido; pero también se ha establecido una estrecha relación con los traumas físicos y psicológicos por resolver; o así lo intenta definir la Medicina Tradicional China. La fibromialgia es la enfermedad de las emociones no expresadas. Es el fruto de conflictos internos, y la hemos generado nosotros. El órgano más afectado es el hígado, lugar donde se depositan las emociones reprimidas.

Su principal característica es el dolor, específicamente puntos sensibles, comprendidos de la siguiente manera:

  • Segunda costilla.
  • Cervical inferior: parte delantera de las vértebras cervicales.
  • Occipucio: punto por debajo del cráneo donde ingresa el músculo trapecio.
  • Epicóndilo lateral: dos centímetros debajo de la parte frontal de los codos.
  • Trapecio: punto intermedio del borde superior.
  • Supraspinoso: por encima del borde medial de la espina escapular.
  • Trocánter mayor: por debajo y detrás de la unión del fémur con la cadera.
  • Glúteo: en la parte alta y externa del músculo.
  • Rodillas: en la bola adiposa antes de llegar a la articulación.
18 puntos de la fibromialgia - cannamedicol
imagen de: www.kernpharma.com

Para confirmar la sospecha de si padeces o no de fibromialgia, inicia realizando una exploración a lo largo del cuerpo y de los puntos mencionados anteriormente; al menos 11 de los 18 puntos, te darán un resultado positivo para saber si tienes  o no la enfermedad.  Aunque, lo más recomendado es visitar cuanto antes a un especialista si crees que este mal te empieza a afectar. 

El cannabis medicinal y la fibromialgia

En el año 2017 se realizó la mayor revisión de las evidencias científicas sobre el cannabis medicinal, fue elaborada por la National Academy of Science (NAS) de los Estados Unidos. El exhaustivo informe de la NAS, está basado en más de 10.000 artículos científicos de importante relevancia, publicados desde el año 1999. En su centenar de conclusiones, se logra afirmar que el cannabis medicinal puede aliviar la fibromialgia, el dolor crónico, la esclerosis múltiple y trastornos del sueño.

Por otro lado, también podemos hacer referencia a que siempre se habla de resultados obtenidos en animales, pero en ésta oportunidad compartiremos los datos de un estudio denominado: Monoterapia basada en Delta-9-THC en pacientes con fibromialgia en dolor inducido experimentalmente, reflejo axónico y alivio del dolor. Se realiza el análisis con nueve pacientes con fibromialgia demostrando la eficacia de delta-9-tetrahidrocannabinol (THC) administrado por vía oral.  Los pacientes recibieron una dosis diaria de 2.5-15 mg de delta-9-THC, con un aumento semanal de 2.5 mg, siempre que no se informaran efectos secundarios. 4 de los pacientes que decidieron continuar con los tratamientos y que no reportaron efectos adversos del THC, mostraron que su dolor registrado diariamente se redujo significativamente.

El no poder dormir es otra de las afecciones presentes en la fibromialgia. Muchas investigaciones han demostrado que la interrupción de una de las fases del sueño, denominada «sueño profundo» o fase Delta, altera ciertas funciones muy importantes para el equilibrio funcional del cuerpo humano, como la producción de las hormonas necesarias para restaurar el tejido muscular, y los niveles de sustancias activas que controlan la manera en la que una persona percibe el dolor. Está claro que los problemas del sueño pueden empeorar los síntomas de la fibromialgia, por ello la inclusión de algunos cannabinoides puede ser muy importante para relajar los músculos y mejorar el sueño. 

¿Qué cannabinoides usar en la fibromialgia?

Lo mayoría de casos de fibromialgia pueden ser tratados con productos derivados de la planta de cannabis sativa. Se suelen emplear básicamente THC y CBD en la misma proporción o ratio 1:1. Si una persona ya está utilizando opiáceos dentro de su tratamiento lo mejor es iniciar con dosis bajas e ir reduciendo gradualmente los fármacos cuando el paciente empiece a notar los primeros resultados positivos. Se deben evitar al máximo los efectos adversos y lograr que el paciente tolere bien el tratamiento con cannabis para que no lo abandone.

Se recomienda hacer una evaluación previa para saber si necesitamos administrar diferentes proporciones de THC y CBD. Ya que muchas veces los pacientes no toleran el ratio 1:1; y en caso de presentarse una situación como esta, se debe iniciar con mayores dosis de CBD que de THC y así poco a poco ir realizando los ajustes necesarios a la dosificación y tratamiento.

En cualquier caso, la terapia con cannabinoides debe ser recomendada y acompañada por un especialista. Él tratará de recomendar el tratamiento más adecuado para cada paciente con el fin de calmar el dolor, mejorar la calidad del sueño, así como mantener y restablecer el equilibrio emocional.

Es importante tener mucha paciencia ya que cada tratamiento se debe llevar de manera individualizada. Encontrar los primeros efectos positivos puede tardar entre 2 a 3 semanas. También dependerá mucho del organismo del paciente y la calidad del producto a emplear.

Recomendaciones generales:

Se recomienda una buena higiene mental, personal, ejercicio físico, calidad en la nutrición y es importante el contacto con la naturaleza. Algunas personas recomiendan baños de sol y caminar descalzos en lugares donde se tenga contacto directo con la tierra.

Como aspecto importante se debe tener en cuenta la conciencia y el trabajo interior. Partiendo de que es una enfermedad emocional y que juega un papel crucial el encontrarle un sentido y propósito a la vida.

Realizar ejercicio físico o la implementación de técnicas como la meditación y/o el yoga nos pueden ayudar mucho, lo mejor es que son  alternativas naturales y no invasivas. 

Categories:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
¿Necesita Ayuda?